22.1.15

El descanso del guerrero

Os acordáis de mi???, no¡¡¡¡, no me extraña, soy la que de vez en cuando publica las cositas que le hace a su hija en el tiempo que le va quedando libre,  llevo tanto sin dar señales de vida, que algunas ya pensaríais que me he retirado del mundo bloguero que me pasaba algo,pues..., pasar, no me pasa nada, sólo las horas tan deprisa que no me queda tiempo para nada y ultimamente me encuentro tan cansada que cuando me siento delante del ordenador no me salen las palabras. Ya sabéis el objetivo que persigue mi blog, que es el de disfrutar, así que en el momento  que me da la sensación de que esto es una obligación, desconecto y a otra cosa.

Y aunque no haya dado señales de vida bloguera si he dado a la aguja, he cosido y mucho.


En noviembre os enseñaba una sudadera que le había hecho a Mecía.  aquí, me gusto tanto el resultado que decidí repetir pero esta vez sin capucha.


Me puse manos a las obra y con la ayuda de Carmen, mi profesora de costura, disminuimos el escote de la sudadera, por que al no llevar capucha le quedaba muy abierto y le caía del hombro, con lo que no le era muy cómodo.


Tengo que decir que a pesar de que me gusta mucho llevar a mi hija a la moda y que me dejo influenciar muchisimo por lo que se lleva en cada momento, nunca le pongo una prenda a mi hija de la que ella me diga que no es cómoda, podre pasar a la hora del "no me gusta", pero no cuando dice "me molesta".


Aunque en la negra primero cosí delantero y espalda, en esta probé a hacer el montaje tal como aconsejan en el libro de Oliver  and S y la verdad es que me resulto más fácil.


Al final tuve que hacerle una pequeña pinza en el delantero por que a pesar de haber disminuido el escote le seguía quedando un poco grande.


Al ser punto decidí rematar las costuras con un pequeño zig-zag para que a la hora de estirar la puntada diera un poquito más de si.


Quitado hilvanes y con una buena plancha a baja temperatura, termine la sudadera y me puse con la diadema.


Decidí no complicarme mucho, un poco de calceta y lo cosí doble para que tuviera algo de cuerpo.


 La pase una hebra de la lana para imitar una lazada y la pegue directamente con la pistola de silicona.




Con todo ya terminado, ¡¡¡¡¡estrenamos!!!!!.


Y así de feliz se veía a mi hija ese día.




24.11.14

Un "apañito" para solucionar los problemillas de la rinitas alérgica.


El año pasado cuando decidimos pintar la habitación de Mencía y la cambiamos a la habitación que utiliza mi hermano en vacaciones, le gustó tanto que decidió quedarse en esa habitación. Empezaron los cambios para hacer la habitación un poco menos infantil, primero compramos una estantería en Ikea, después transformamos su cómoda en una mesa de estudio, la pintamos en gris al igual que la cama nido y dimos por terminada la decoración de la nueva habitación de Mencía.


Pero empezaron las hemorragias nasales de noche, la rinitis alérgica le produce tanta picazón en la nariz que no hace más que meterse el dedo en las fosas y producir heridas que acaban siendo hemorragias. Los estornudos que acompañan a las hemorragias volvieron y hubo que pintar la pared de blanco para poder limpiarla, de madrugada, soñolienta y con ganas de terminar no se ven mucho las manchas en la pared de sangre y al día siguiente están secas y hay que frotar. Después le toco al estor y al intentar sacar las manchas y frotar se rompió por un par de sitios, así que toco hacer un apañito, mientras no le tocaba cambiarlo.


La idea se me ocurrió al hacer la camisetas, como los rotos eran muy pequeñitos sólo necesitaba algo muy pequeño para disimularlo, la idea inicial era coser botones pero después me pareció más decorativo utilizar estos pompones sintéticos que le dan mucha gracia a la habitación. La muñeca es de fieltro negro, esta cosido a mano, la ventana esta en la planta superior y no se aprecia el revés desde fuera.


Y así ha quedado al final, a la espera de que le toque un cambio, pero esta vez sera cortina, para que le sea más fácil a Mencía apartarla y así poder estudiar con más luz.

12.11.14

Sudadera y diadema

 
 
Ya sabéis que funciono por enamoramientos, vi esta sudadera de   By Niné y me enamoré, como no tenía patrón  y tuve que ir improvisando decide utilizar la tela que me había sobrado de hacer los leggins negros de mi hija y si al final salía, la perdida era pequeña.
 
 
Revisando las revistas que tengo del burda extra niños encontré un modelo que se acercaba algo a lo que quería.
 
 
El modelo no tenía capucha y estaba rematado con tela de punto elástico
 
 
Las explicaciones ponía que era fácil así que me anime, utilice la talla más grande, el burda talla muy grande y aunque Mencía ya mide 134 cm esta muy delgadita.
 
 
Saque el patrón tal como venía en la revista, decide no modificar nada, lo hilvane y cuando se lo fui a probar a Mencía vi que tenía muchísimo escote, casi le resbalaba de los hombros y pensando, pensando decidí hacer un par de  pinzas en la parte delantera y otro par en la parte  trasera justo en el medio.


 
Se lo volví a probar a Mencía, le entraba perfectamente por la cabeza y  el escote no era muy pronunciado.
 

 
 
 

Para la capucha cogí una sudadera de Mencía  y saque el patrón, con el propio del patrón de la capucha medí directamente sobre el escote de tela para ver si era lo suficientemente ancha, como vi que no, corté un trozo de tela del ancho que necesitaba y se lo uní a las dos partes de la capucha.
 

 

En las fotografías podéis ir viendo todo el proceso. Como no tenía ganas de ponerme con la remalladora cosí las vistas y la capucha con un zig-zag estrechito, para que al poner la sudadera la tela cediera algo.


Es tan estrecho que casi no se pude apreciar que es un zig-zag.



El resultado final , por delante y por detrás.



 

 

 
Y aquí con el bicho dentro, que estrenaba a parte de su sudadera diadema de globos. 
 


Me pasé más de una hora cosiéndolos, acabé con los dedos deshechos, entre el polvillo que sueltan y la fuerza que tienes que hacer al clavar la aguja de coser...



La sudadera en color negro a mi hija no le acaba de convencer así que volveré a hacerle otra pero en un color mostaza que esta tan de moda este año.


La diadema es super grande, la quiso ella así, por que por  mi se la hubiera hecho bastante más pequeña.




6.11.14

2º modelo de la temporada

 
El año pasado me enamore de este blusón, lo vi en uno de los blogs que suelo seguir y me quedé con las ganas de hacérselo a Mencía por que ya no me cabía más ropa en el armario (inconsciente que es una) así que quedo para los "futuribles"  En el verano encontré una puntilla que me encanto y la deje apartada para que cuando empezara la temporada otoño-invierno el blusón dejara de ser futurible y se convirtiera en una realidad.
 
 
Así que al mismo tiempo que estaba con la blusa de plumeti, estuve intentando sacar el patrón para hacer el blusón. Cogí una camiseta de un conjunto de Mencía que tenía la misma forma, papel y lápiz en mano...
 
 
Fui poco a poco sacando el patrón de la mitad del delantero y del trasero.
 
 
Este fue el resultado, una vez dibujado, comprobé que el largo era el mismo para las dos piezas y que las sisas y hombros me cuadraban. La manga aproveche la que tenía de la blusa de plumeti.
 
 
Ya sabéis que la sisa del delantero tiene que meterse un poquito más que la sisa del trasero.
 
 
Y lo mismo pasa con la manga.
 
 
Para comprobar si la manga me servía cogí directamente el patrón de la manga y lo fui poniendo poco a poco encima de la sisa del patrón del delantero y después del trasero para ver si era ancha suficiente.
 
 
Con el patrón ya hecho me puse manos a la obra, corte las piezas de tela, antes de unirlas cosí la puntilla tanto a las mangas como al delantero. 
 
 
Le cosí por el derecho, en el escote el piquillo, doble la tela para dentro y le cosí una vista a todo lo largo del escote, se puede hacer también con una cinta al bies, pero como el piquillo era bastante gordo me pareció que le daba mas consistencia la vista.
 
 
Como siempre se me olvido sacar fotos del proceso, pero lo que hice para hacer la vista interior del escote, fue coger el patrón delantero y el trasero juntarlos por el hombro y hacer el dibujo de la mitad del escote, le di un ancho de 5 cm y recorte. Es la primera vez que lo hago y la verdad es que el escote quedó bien. Por supuesto como siempre con la ayuda de mi profe Carmen.
 
 
Las mangas las remate simplemente con una costura, la puntilla es muy ancha y no necesitaba nada más.
 
 
El bajo del blusón de la misma manera que las mangas, con una "bastilla".
 
 
Y por detrás abierto hasta abajo, el mayor problema con el que me encuentro muchas veces con las prendas compradas es con la dificultad que tiene Mencía para meterlas, así que si puedo siempre se las hago abiertas para que no tenga problemas.
 

Los botones son de un tenue color rosa, no lo podéis apreciar en la fotografía, dude mucho si ponérselos negros pero al final me parecía mas de "niña" de esta manera.

 
Después le llego el turno a la parte de abajo, tenía claro que iban a ser unos leggins, mallas,... o como las llaméis, pero no quería las que normalmente le compro a Mencía, me parecían un poco finitas y las que encontraba más gordas, llevaban un detalle en piel o en otro color y no me gustaban.
 
 
Así que recupere el patrón que nos había facilitado nai , de una página brasileira, de su" cose conmigo unos leggins" , lo podéis ver aquí, son super estrechos así que si tu niña esta un poquito gordita déjale un poco de costura o dale un poquito más de ancho.
 
 
Esta vez utilice la talla 10 y con las prisas corte directamente el patrón sin dejarle margen de costura.
 
 
Cuando lo cosi y se lo probe a Mencía me di cuenta del error  por que le queda super justos y eso que mi hija parece un "fiuncho" esta muy delgadita.
 
 
 
La cintura tiene margen de tela para que le podáis poner una goma ancha, que a mi me parece mucho más cómodo para las niñas, sobre todo para las delgaditas, cuando la goma es estrecha y la tienes que fruncir bastante, como es el caso de mi hija, le deja mucha marca. He cosido todo con la maquina norma,l con un zig-zag muy pequeñito, para que la estirar el punto la puntada no se rompa. La remalladora de lidl y yo no nos llevamos bien así que hasta que aclaremos nuestra relación seguiré cosiendo con la máquina.
 
 
El patrón de las mallas/leggins me gusta mucho, sientan muy bien, a Mencia le son muy cómodos en el tiro, así que teniendo en cuenta que he comprado el retal para hacer estas mallas y una sudadera para Mencía por 7 euros, que son fáciles de coser, que abrigan bastante más que las compradas y que no se rompen con tanta facilidad, voy a hacerle un par de ellas mas.
 
 
Yo a esta tela le llamo punto roma o por lo menos a mi me la venden con ese nombre, es estupenda no se deshace así que si no queréis rematarla por dentro no hace falta.
 
 
Viendo que casi ya no me cabe el conjunto en la mesa me doy cuenta de lo que ha crecido mi hija, en el dia a dia no te das cuenta pero cuando toca probar la ropa de la temporada pasada..., en fin es ley de vida, se escapan muy pronto.
 
 
Y aquí todo el conjunto terminado listo para estrenar el sábado, por si hay algo que arreglar o modificar en el último momento.
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Contador